Hoy hablaremos del Call to Action (CTA) o lo que es lo mismo, la llamada a la acción. Este concepto es muy importante tenerlo claro ya que es una de las piezas fundamentales de nuestra estrategia de marketing digital.

El Call to Action

Como su propio nombre indica, un Call to Action es ese “algo” que hace actuar al usuario. O dicho de otra manera, lo guía a través de tu plataforma y redes. Es lo que nos llama la atención y nos convence a añadir ese producto a la cesta, registrarnos en esa plataforma o comprar esas entradas.

El Call to Action es esa mezcla entre lo visual y lo cognitivo que nos impulsa a actuar.

Un CTA es ese botón, esa frase dentro de ese banner o esa imagen clickable en un correo que nos dice “Reservar mis vacaciones”, “comprar”, “registrate hoy”. Es esa zona clickable que nos llega al siguiente punto, generalmente un área de conversión. Un lugar en el que vamos a poder comprar, reservar o darnos de alta. El objetivo principal de un Call to Action es lograr que ese usuario que se pasea por nuestra web o perfil en las redes sociales convierta.

Lograr que ese usuario pase a ser nuestro consumidor. Es por este motivo que tenemos que tener muy claro a quién le queremos vender. Debemos tener muy claro sus costumbres, su personalidad, etc. Obviamente no le vamos a hablar igual a un contable de 53 años que a un creativo de 28. El mensaje será diferente, los colores, incluso la ubicación del Call to Action.

De la misma manera que cada segmento y cada perfil de usuario (buyer persona) necesita un lenguaje concreto y particular, si que es cierto que algunos consejos podemos dar con la intención de encontrar puntos en común.

Cómo diseñar un CTA

Será necesario que el CTA cree la sensación de urgencia, que de un modo intuitivo considere que es algo que debe hacer y debe hacerlo ya. CLI-CA. ¿Por qué esperar? Obviamente deberá estar compuesto por palabras y terminología que sea sugerente.

Debemos crear un gancho entre el consumidor potencial y nuestra oferta. Un botón que ponga “Click aquí si está pensando en comprar” puede que no sea muy sugerente. Igual nos interesa algo más del estilo “cambia tu vida, entra y compra.”. Bueno, reconozco que igual ese es pasarse pero ya me entendéis eh? Otro dato también importante es que se debe identificar rápidamente. No podemos confundir un Call to Action con un título u otro elemento de la web. Debemos verlo, identificarlo rápidamente y conectar con él. Por lo que una manera muy habitual de resaltarlo es utilizar colores llamativos.

Siempre llamará la atención un botón amarillo antes que uno gris clarito. Habla en primera persona. Dirígete directamente al consumidor, al usuario. TU, compra ahora. “Quiero ser mejor” “infórmame” “participar”, etc. Una imagen vale más que mil palabras (estoy tan harto de escuchar ese topicazo que me lo he pensado 4 veces antes de escribirlo). Este tópico no podría ir más al pelo.

Usa imágenes, aprovéchate de todo el contenido visual, la estructura de la web. Aprovéchalo todo. COMPRA. No a la indecisión. No os ha parecido nunca que cuando tenéis miles de opciones pasáis mucho rato pensando las posibilidades? Es que incluso aunque la mitad sean una chorrada! No os habéis visto nunca a vosotros mismos sopesando una auténtica estupidez? Simplicidad por favor. No demos mil opciones a nuestro usuario.

De nuevo: tengo un producto y se a quién se lo quiero vender. Si luego es un producto o servicio personalizable ya lo hablaremos. Contrata tu analítica web. Ya hablaremos de detalles. Limita las opciones de los consumidores. Call to Action claros, precisos y sin demasiadas opciones.

Ve más allá

Usa el neuromarketing. El neuromarketing (de lo que hablaremos por aquí más de una vez) es una mezcla entre una ciencia y un arte en el que incidimos directamente en el subconsciente de nuestros consumidores únicamente haciendo las cosas de una u otra manera en concreto.

Pues bien, conoces a tu target, tu segmento. Sabes como se comporta, sabes lo que le gusta, como habla y como siente. Utilízalo a tu favor. Descúbre dónde clickan más con mapas de calor. Identifica su rutina de lectura (de izquierda a derecha, de derecha a izquierda, diagonal, etc.) y aprovéchalo. Y finalmente me queda hablar de una herramienta superpotente: el test multivariante.

Imagínate que lo tienes todo controlado, pero te fallan un par de detalles. Dudas entre si hacer el botón azul o rosa, en ponerlo arriba o abajo, en utilizar una imagen u otra. Vamos, que dudas entre dos o mas posibilidades muy concretas.

El test multivariante es una herramienta que aleatoriamente ofrece  una opción u otra a los usuarios y luego te da un reporting sobre qué opción ha sido la que más ha convertido. Podrás ver la efectividad en cada posibilidad. Vaya, es la leche. A unos usuarios les aparecerá el botón en azul y a los otros en rosa.

Luego podremos ver la cantidad de clicks que han recibido cada uno, mola a que si? Ya ves que el Call to Action tiene bastante miga. Debemos dedicarle un ratito a pensarnos como vamos a construir ese botón de “compra ahora” ya que depende de como lo hagamos podemos tener unos resultados u otros. Practiquemos la ciencia del ir más allá.

Démosle otra vuelta de tuerca una vez tengamos la solución. Cuando tengamos la idea planteada y todo claro hagamos la pregunta “como podría ser mejor, más original, con más gancho?”

Think outside the box

Aquí sus dejo unos ejemplos:

ejemplos Call to Action Pablo Marketing

Contáctanos.

¿Te interesa lo que estás leyendo? ¿Quieres saber más? ¿Quieres más información o ponerte en contacto con nosotros? ¡No lo pienses dos veces, escríbenos y hablamos de lo que haga falta!

11 + 13 =

Artículos relacionados

Share This