¿Cuantos tuits ves al día? ¿Cuantos blogs sigues? ¿Has visto ya la noticia de esa marca que ha sacado esa tele con rayos-X? ¿Cuanta información recibes al día? ¿Estás infoxificado? ¿Cuantas preguntas, no? Pero es que de eso va este artículo. De preguntas, de miles y miles de preguntas.

Hace tiempo hablamos de los prosumers, del ROPO y de como están cambiando las pautas de consumo. A día de hoy el móvil ha dejado de ser un periférico y ha pasado a ser otra extremidad de nuestro cuerpo.

Estudios demuestran que el 45,3% de los jóvenes prefieren perder la cartera que el móvil.

Nuestra vida en un terminal. Lo tenemos todo. Nuestros números, el whatsapp, el telegram, el instragram, todo lo que termine en gram, los miles de correos y sus miles de cuentas (en serio, vosotros cuantas correas tenéis? Yo creo que 5 o 6…), las fotos y un larguísisisiimo etcétera. Da igual que esté todo en backup alojado en la nube. Nuestro móvil es nuestro bien más preciado. Gracias a él recibimos la inmensa cantidad de información cada día.

La información ya no nos llega, nos impacta, nos atraviesa y como dijo un querido amigo mío, nos stunnea (aturde), nos infoxifica.

Estamos intoxicados de tanta información

Un prosumer es aquel que antes de comprar se asesora muy bien, elige con sumo cuidado su compra y luego construye sus opiniones y reviews referentes a lo bueno que es el producto y lo buena que ha sido su elección. Pero claro, este amable proceso genera cada vez más y más información.

Conocéis el término “la parálisis por análisis” pues va por aquí la cosa. Cuando tenemos muchísima información sobre un tema que desconocemos, una tele por ejemplo. ¿Yo qué puñetas se si una tele está bien de precio o no? Si todas se ven igual, ¿no?

Ignoraremos el hecho de que en todas las tiendas las teles reproducen una película en máxima definición con el brillo y contraste subido para que parezca muy bien y luego cuando llegas a casa y le enchufas el Netflix no se ve igual.

El caso es que cómo vamos a saber de teles, si cada día salen nuevos chips, nuevas tecnologías, nuevas “k”, que si 4k, que si 5k, que si 4g, que si 5g. Es un auténtico lío. Hace años era fácil, la más grande era la mejor.

Pues que vamos a hacer si no es meternos en Google a buscar información, ¿no?. Pues aquí es cuando la cosa se complica.

Infoxificación

Vivimos impactados por tantísima información, muchas veces tan confusa, contradictoria y llena de opiniones que muchas veces resulta muy difícil escoger sin la sensación de que te la estás jugando. Estoy totalmente infoxificado.

Estar intentando comprar cualquier cosa y ver que hay ofertas en muchas tiendas, pero entras y las ofertas no te dan seguridad, luego ves un ranking en un blog que dice que ese producto es fantástico y en otro blog que es horrible. A uno le ha dado problemas en amazon y a otro le ha encantado. Pero hay uno en facebook que se queja de que no funciona. En cambio en tuiter está lleno de usuarios que abogan por lo bien que funciona. En amazon otra vez tiene 3 estrellas y no 5, pero el mismo producto de otro vendedor tiene 5 y otro 2. Y tu solo quieres comprar una puñetera batería externa.

La infoxificación es la intoxicación por información. La intoxicación por una enorme cantidad de información, a veces confusa, otras veces contradictoria sobre absolutamente todo. Esta infoxificación dificulta tremendamente la toma de cualquier decisión y provoca ansiedad y a veces un poco de desesperación. No sé qué hacer. No sé qué escoger. Me siento perdido.

Como huir de todo esto.

Hay que aprender a filtrar. Debemos aprender a decidir qué información nos creemos y cual no. Da igual el tema, escoged lo que queráis. Siempre, siempre, siempre habrá una opinión negativa de cualquier cosa que se os ocurra. Es por este motivo que debemos tomar la decisión de qué nos vamos a creer, qué vamos a ignorar y qué nos puede hacer dudar.

Mi consejo es que decidamos de antemano a qué blogs le vamos a ofrecer el beneficio de la duda, cuales vamos a creernos y cuales no vamos ni a abrir.

Por ello una aplicación de gestión de RRSS puede ser idónea. Básicamente es una web con un listado de noticias de todos los blogs que vayas agregando. En vez de tener que ir blog por blog vamos a tener todas las novedades de todos nuestros blogs y páginas favoritas en una sola web. Aplicaciones como Feedly nos ayudan mucho a la hora de ver qué nos vamos a creer y qué no. Nos ayuda a tener claros nuestras páginas de referencia.

Y a pesar de todo, hasta la decisión más segura y más clara siempre entraña algún riesgo.

 

Y tú, ¿estás infoxificado?

alojamiento wordpress
Share This