Una estrategia no es más que una planificación meditada de lo que queremos hacer, los resultados que deseamos obtener junto con nuestros objetivos. Es algo que según mi punto de vista debe ser aplicado a todo en esta vida.

 La estrategia es como piensas recorrer el camino hasta llegar a tu objetivo

Es por este motivo que el post de hoy lo quiero centrar en algo más amplio, pero siempre desde el punto de vista del marketing digital, de las redes y del internete.

Qué es lo que quiero y cómo lo quiero conseguir.

Pues bien, ya me he cargado la mitad de las acciones de marketing y acciones en general. Básicamente porque el gran problema suele ser que no sabemos por qué leches estamos haciendo lo que hacemos.

Muchas veces nos encontramos dando palos de ciego, tomando decisiones sobre la marcha, apagando fuegos.

Necesitamos objetivos: quiero vender más, quiero más fans, quiero que me llamen más, ser mas rico, saber más, una casa más grande.

Y es aquí donde nos solemos hacer la pichaunlio, en primer lugar porqué cada estrategia debe tener un objetivo, “quiero vender más”, punto pelota. Si es cierto que el objetivo que escojamos nos puede repercutir en un aumento de fans, de contratos, de llamadas, etc. Pero el objetivo es (en este caso claro) vender más. Y no solo eso, sino que debe ser un objetivo cuantificable.

Objetivos cuantificables

Y aquí está la madre del cordero: un objetivo cuantificable es lo que podrá generar una buena estrategia.

Si no sabemos lo que queremos o no lo tenemos claro no podemos hacer nada con un resultado esperado.

  • Este año quiero vender un 10% más que el año anterior.
  • Quiero un aumento del 1% mensual del número de seguidores en Facebook.
  • Quiero leerme un libro al mes.
  • Deseo aprender como funcionan los filtros en photoshop
  • Quiero aprender a hacer un estofado

Cualquiera de los ejemplos anteriores, si os fijáis, ofrecen rápidamente la posibilidad de hacer un plan de acción. Y son objetivos que podemos encontrar en cualquier lugar. El asunto está que todo aquello medible se puede medir, no lo hubierais dicho nunca eh?

Traducción y vamos al grano. Si tomamos un objetivo concreto y medible, podremos hacer acciones concretas de las cuales podremos medir los resultados, compararlos con los resultados esperados y hacer los ajustes necesarios para lograr ese objetivo final.

Contáctanos.

¿Te interesa lo que estás leyendo? ¿Quieres saber más? ¿Quieres más información o ponerte en contacto con nosotros? ¡No lo pienses dos veces, escríbenos y hablamos de lo que haga falta!

8 + 4 =

Artículos relacionados

Share This