El mundo cambia a una velocidad de vértigo, cada día aparecen nuevas tecnologías, nuevas funcionalidades y todo cada vez más y más deprisa. Ello no puede hacer más que afectar de manera directa a nuestras conductas. Un ejemplo claro de ello es el ROPO.

Todos vamos con el teléfono en la mano consultándolo todo. Estamos pendientes de todo tipo de opiniones, de todo tipo de comentarios y novedades. Es de esta manera que se ha generado la tendencia de consumo ROPO y está afectando seriamente a los patrones de consumo de muchos sectores.

ROPO, la nueva tendencia de consumo

Esta palabreja no viene a ser más que un acrónimo de Review Online Purchase Offline, lo que vendría a ser: “Me documento en intenné y me lo compro en la tienda.” Siguiendo en la línea que estuvimos comentando de los prosumers, cada vez que nos queremos comprar algo primero buscamos por internet, a ver donde está a mejor precio, quién hace una oferta y lo más importante: que opiniones hay al respecto.

habEl ROPO sería la combinación del prosumer y la compra final.

Muchos usuarios (yo entre ellos) son reacios a comprar cierto tipo de productos por internet. Básicamente los más caros. Te comprarías una tele de 800€ por internet o la irías a buscar a la tienda? ¿Y un ordenador tal vez?

Hay ciertos productos que da mucho apuro comprar por internet por lo que los vamos a buscar a la tienda. Esta sería un poco la esencia del ROPO, nos documentamos online y finalmente vamos a la tienda a comprarlo.

El lado oscuro del ROPO

Como todo en la vida tiene un lado oscuro y perverso ya que claro, esto va mucho más allá. Ahora cuando estamos en una tienda y vemos por ejemplo, unos auriculares que nos gustan y nos los compraríamos lo que hacemos es mirar con el móvil qué dicen en las redes de esos auriculares. Buscamos toda la información referente a ellos, y claro está, dónde son más baratos.

Estas dos consultas son las que hacen perder una gran cantidad de ventas en las tiendas. Otro tema a tener en cuenta es la cantidad de compras que se llegan a hacer sin saber si el producto es bueno, se vende mucho a consumidores poco documentados. Cuanto más documentados compras más precisas y al final esto también hay que tenerlo en cuenta.

Si veo un producto que me voy a comprar y lo busco en internet, probablemente lo termine comprando en otra tienda más barata o tal vez por amazon.

Integración del ROPO en el proceso de compra

Las pautas de consumo están cambiando. Eso es un hecho innegable pero es una obligación por parte de las empresas y las marcas adaptarse al mercado, y si es posible adelantarse. Hay que estar muy pendientes de cada cambio que el mercado experimenta. Un plan de ventas estanco es un una bancarrota.

Adaptarse a las nuevas pautas de consumo es de vital importancia. Debemos comprender que podemos perder ventas por los precios que marquemos, por el servicio que ofrezcamos, como tengamos organizada nuestra tienda, etc. Como marcas debemos ser consciente del ROPO y trabajarlo para optimizarlo. “¿En internet está más barato? ¡Te igualamos el precio!”

Queda todavía mucho trabajo por hacer. Tarde o temprano muchos establecimientos no serán más que escaparates y puntos de recogida de productos comprados por internet. Pero en España todavía queda mucha pedagogía por impartir y la verdad, nos gusta mucho ir de tiendas.

alojamiento wordpress

Artículos relacionados

Share This