Tráfico de Cantidad vs calidad, el gran debate: qué preferís, más o mejor? cierto es que a más volumen más repercusión.. o no?
Hoy vamos a descubrir la importancia de segmentar, de apuntar a un objetivo y disparar. Y lo digo de esta manera porqué desde mi punto de vista el marketer es un arquero y el target su diana. Debemos hacer un tiro directo y certero.
Si tengo una web de zapatos de piel, me interesará que esta web sea visitada por aquellas personas a las que pretendo vender. En este caso y por poner un ejemplo muy complejo: amantes de los zapatos de piel. Suena obvio verdad?
Si tengo esta web y deseo vender a este público, es de esperar que mis acciones de marketing vayan dirigidas a… ups, esperad! a quién?

He aquí el kid de la cuestión:

Podemos encontrar dos tipos de estrategias:
Las masivas: le quiero vender a todo el mundo, a cualquiera, mis acciones son abiertas a todo el target disponible. Pretendo presentar mi producto a cualquiera y esperar que le guste y se lo endiñe. Porqué desde mi punto de vista este tipo de estrategia trata de eso, de endiñar el producto a quien sea, da igual, tu compra. Estas suelen ser más costosas y con menos índice de conversión. Es publicidad muy genérica y no capta realmente al target.
Las focalizadas: sé a quien quiero vender y tengo claro lo que quiero vender. Por lo tanto voy a hacer unas acciones de marketing exclusivamente dedicadas a llamar la atención de ese target tan específico. Cuanto más específico más impacto causaremos.

El marketing focalizado y el Branding

Como decíamos, si tomamos una dirección orientada a nuestro target, trataremos de hacer diana en él. Eso repercute en que el tipo de publicidad que haremos. Las acciones a llevar a cabo serán en función de como es este target. Le querremos hacer sentir especial, que con nuestra marca se sienta diferente al resto, le querremos hacer sentir entusiasmado, innovador, único. Esto significará que nuestro objetivo será enseñarle a este target lo que mola este producto/ servicio, cuanto nos necesita. Y algo así no puede hacer más que repercutir en nuestro Branding.
“Cuidate esa pedazo de barba con este aceite hecho con lágrimas de unicornio. Sé duro, se alfa, se un hombre”.
En vez de: “aceite muy bueno para barbas, compre hoy”
Creo que queda bastante claro.

Volviendo al tráfico es lo mismo: qué preferimos, tener un mogollón de visitas en nuestra web que básicamente rebotan. O tener menos visitas en nuestra web pero de esos usuarios a los que realmente les interesamos? Cuanto más luchemos por el tráfico de calidad, menor tasa de rebote y ello repercutirá en un mejor posicionamiento. Google verá como nuestra web mola y es interesante para esa temática en concreto.

La cantidad ofrece volumen, usuarios que entran y que probablemente no volverán. La calidad ofrece engagement, compromiso, usuarios que entran, que compran, usuarios que repetirán y traerán consigo a nuevos usuarios.

Tráfico de Calidad o cantidad?

Contáctanos.

¿Te interesa lo que estás leyendo? ¿Quieres saber más? ¿Quieres más información o ponerte en contacto con nosotros? ¡No lo pienses dos veces, escríbenos y hablamos de lo que haga falta!

11 + 3 =

Share This